TICrónicas: Supermi, debate sobre Neuromejora y su régimen jurídico.

Enlace permanente de imagen incrustada

Imagen cortesía de JJ_Martell

El pasado día 22 de mayo participé en SuperMi, primer debate público sobre la neuromejora en España, de la mano de la UPF, el MUNCYT, el FECYT y la AACC. Apasionante. Felicitar ante todo a la organización por el formato del evento- fresco, ligero, y altamente interactivo- que generó, como se pretendía, un amplio y apasionante debate entre el público. Asimismo agradecer al resto de ponentes la información y exhibición tecnológica con la que nos deleitaron.

El Profesor Casto Rivadulla (@castoriva) de la Universidad de A Coruña e investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de A Coruña nos habló de cómo funciona el cerebro humano así como de las investigaciones que se están llevando a cabo para mejorarlo, a través de distintas técnicas y dispositivos. Por su parte, Stephen Dunne, (@sj_dunne) de Starlab, además de mostrarnos las utilidades de su “gorro” de electroestimulación transcraneal y hablarnos de los numerosos y fascinantes proyectos en los que colabora, apuntó también los riesgos existentes a la hora de poner a disposición del público en general este tipo de tecnología de forma indiscriminada.

Yo expuse los retos jurídicos que presentan este tipo de técnicas, en particular, a la luz de la normativa actual en materia de medicamentos y productos sanitarios.

Imagen cortesía de JJ_Martell

Imagen cortesía de JJ_Martell

La tecnología avanza, imparable, a una velocidad a la que nunca lo había hecho. Y nosotros la adquirimos, la consumimos, nos la ponemos, casi sin reflexionar…

Queremos mejorar. El ser humano, por su propia naturaleza, siempre ha querido mejorar su calidad de vida, sus habilidades.  Sin ir más lejos, miren la acogida que tienen los wearables. ¿A quién no le gustaría ser más inteligente, tener más memoria, o mayor poder de concentración? ¿Quién no querría hacer desaparecer la fatiga, el cansancio o el sueño, en determinados momentos? El debate ético-jurídico surge cuando para ello estamos dispuestos a utilizar tecnologías médicas (“invasivas” o no “invasivas”) como medicamentos, productos sanitarios, software o dispositivos de electroestimulación transcraneal (EMT).

¿Tendría cabida la neuromejora como medicina satisfactiva? ¿Quiénes podrían acceder a la misma? ¿Generaría desigualdades o dos tipos distintos de ciudadanos? ¿Quién debería decidir sobre su existencia, su aplicación y sus límites? ¿Quién ha de decidir sobre lo moralmente aceptable ¿El Estado, el derecho, la sociedad en su conjunto o el individuo? ¿Nos lo seguiremos preguntando cuando tengamos esta tecnología a golpe de clic?

La tecnología para “neuromejorarnos” ya está en el mercado; no así la regulación. En consecuencia, es necesario abordar el tema abiertamente, con rigor, y de forma multidisciplinar; Ello es lo que pretende el Proyecto NERRI (@NERRI_eu), siguiendo el camino marcado por el Convenio de Oviedo (Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina suscrito en Oviedo en abril de 1997, impulsado por el Consejo de Europa, y que relaciona la bioética con la defensa y promoción de los derechos humanos )“los estados se encargarán de que las cuestiones fundamentales planteadas por los avances de la biología y la medicina sean objeto de un debate público apropiado, a la luz, en particular, de las implicaciones médicas, sociales, económicas, éticas y jurídicas pertinentes, y de que sus posibles aplicaciones sean objeto de consultas apropiadas.”

Pues eso señores, fue lo que hicimos. Debatir sobre ello.

Carmen Casado Ticmotions

Contacta